Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Destacados

Nuestras casonas

LA QUINTA

La casa se construyó para Manuel García Álvarez natural de Granda que emigró a Cuba al igual que otros familiares entre los que se encontraba su hermano José. Allí se dedicó al negocio azucarero y de la alimentación. Se casó con Ana Machado pero no tuvieron hijos. Al igual que otros muchos indianos se implicó en mejorar su pueblo, financió la reconstrucción de la iglesia parroquial de Granda después de haber sido destruida durante la Guerra Civil. Don Manuel debió morir en La Habana. Éste era tío de José Antonio García Sol y parece ser que esperaba heredar de su tío pero el sobrino murió antes. La casa la heredó otro sobrino llamado Manuel Álvarez García que era propietario del negocio textil “Los precios fijos” en la calle San Bernardo de Gijón. Manuel falleció hacia 1.965 y la casa les fue vendida a los actuales propietarios. Durante muchos años en la finca ha habido una explotación ganadera.

La casa fue proyectada por Manuel del Busto, siendo uno de sus primeros proyectos.

En el libro “Manuel del Busto” de Rosa M. Faes aparece una fotografía de esta casa atribuyéndosela erróneamente a su hermano José, éste tenía otra quinta al lado también atribuida a Manuel del Busto y que fue derribada por su hijo para levantar en el mismo solar el palacio de García Sol.


PALACIO DE GARCÍA SOL

José Antonio García Sol era hijo de José García Álvarez “Paletica”, hermano de Manuel el de La Quinta, rico comerciante instalado en La Habana. D. José se casó con Mª Josefa Sol y Sánchez con la que tuvo este único hijo. Construyó junto a la casa de su hermano una casa conocida como Quinta Paleticas, obra diseñada por Manuel del Busto que fue derribada para construir este palacio de estilo italiano conocido como Palacio de García Sol y actualmente como Solavieya. D. José Antonio fue un personaje de resonancias sociales en Gijón durante el primer tercio del siglo XX. Se casó con Obdulia Rodríguez Ortiz, hija del también indiano establecido en La Habana Pedro Rodríguez Suárez. A su regreso de Cuba, deseando estar a la altura del resto de familias de buena posición e influencia del Gijón de la época, encargó la construcción de esta monumental edificación a Manuel del Busto. Durante su época de esplendor entre otras cosas fue uno de los promotores y primer presidente del Real Club Astur de Regatas fundado en 1.911.

El club desde los primeros años estableció una fluida relación con la Casa Real como lo demuestra la participación de Alfonso XIII en sendas regatas organizadas por el club los años 1.912 y 1.913. Los jardines de García-Sol eran de sobra conocidos por sus fiestas y agasajos. El mismo Príncipe de Asturias fue uno de sus asistentes más sonados con ocasión de su visita a la ciudad en 1.924. También fue quén trajo los tamariscos, planta nativa gala, a Gijón, además de producir una exquisita variedad de manzana que bautizó con su apellido. Fue propietario de caballos que participaban en las más conocidas pruebas hípicas. Al igual que otros indianos, fue generoso con Granda y entre otras cosas reconstruyó la vieja parroquia que después sería destruida en la Guerra Civil. Pero toda su fortuna la fue dilapidando, siendo finalmente su casa y sus coches subastados.

Posteriormente esta propiedad pasó por diversas manos hasta que en 1.961, un grupo de personas compraron el inmueble y los terrenos, con el fin de convertirlos en casa de retiros y convivencias cerca de Gijón denominada Solavieya. La reconstrucción actual data de 1.999 siendo obra de los arquitectos Enrique Villar Pagola y Rodrigo Zaparaín Hernández.

El palacio se construyó entre los años 1.916 y 1.918, dando mucho que hablar a sus contemporáneos debido a su ostentación y el lujo de su decoración y mobiliario. La construcción de planta cuadrada y tres pisos de altura evoca a los edificios florentinos renacentistas. Sus jardines, perfectamente conservados, se diseñaron en armonía y equilibrio con el edificio al que debían acompañar. Se supone que estos jardines fueron obra de D. Pedro Múgica, el más respetado jardinero de toda Asturias en esos años.

Visita la web de Solavieya:
http://www.solavieya.org/
 

 

Etiquetas de la sección

nuestras | casonas

Conoce todas nuestras novedades y promociones

Suscribiéndote a nuestro Newsletter estarás al día de las ofertas especiales y novedades que te interesan.
Es gratuito y la baja es automática desde el Newsletter si no deseas recibir más.

acepto las condiciones del servicio

darme de alta